La piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo que lo cubre completamente. Su función principal es actuar como barrera de protección natural. Nos protege contra las infecciones, el frío, el calor y la pérdida de agua.

Se dice que usar jabones en exceso o ducharse todos los días es perjudicial para la piel. Pero en realidad, lo que la perjudica, no es el uso continuo del producto (gel, champú) sino la cantidad de químicos que llevan éstos.

BIOIMPORTANT “¿Sabías que…el uso de sustancias químicas deteriora prematuramente la piel, la cual acaba perdiendo su papel de función protectora?”.

La mejor manera de cuidar la piel es usando cosméticos ecológicos. Estos productos, libres de químicos y sustancias irritantes, mejoran la salud de nuestro tejido, además de embellecerla.

Para cuidarla adecuadamente, es importante que conozcamos como actúan los cosméticos en sus diferentes capas. No penetra de la misma manera una leche limpiadora cuya función es limpiar la piel de maquillaje y polución, que una crema nutritiva. A cada producto se le asignan unos excipientes que permiten que llegue a una zona concreta o capa de la piel.

La piel consta de 3 capas principales


¿Sabes de qué se conforman las distintas capas de la piel? Cada una de ellas aportan protección, pero, sobre todo, predominan células muy distintas entre sí.

La epidermis

La capa más superficial de la piel, nuestro escudo natural frente al entorno. En ella se encuentran los melanocitos, células encargadas de producir melanina, que dan color a la piel. En esta capa actúan los productos que tienen la finalidad de proteger o limpiar, como protectores solares, limpiadores (jabones, geles, champús) y exfoliantes, al igual que la mayoría de los maquillajes, elaborados para cubrir las imperfecciones.

La dermis

Es la capa intermedia de la piel y está formada por fibras de colágeno y elastina, encargadas de proporcionar firmeza y elasticidad a la piel. Ahí es donde llegan los productos hidratantes y reafirmantes, como antiarrugas, antiestrías, anticelulíticos o peelings.

Para que estos productos penetren correctamente hasta la dermis, la epidermis debe estar completamente limpia y exfoliada. De esta manera, eliminamos todo lo que puede interferir en la penetración del producto (restos de suciedad, polución, sudor, sebo y células muertas). El masaje previo también aumenta la penetración del cosmético. La exfoliación, en concreto, es muy importante para mantener una piel sana y radiante, porque además de eliminar impurezas y limpiar los poros, activa la circulación, consiguiendo una piel más suave y luminosa.

La hipodermis

La capa más profunda de la piel, la cual está formada por grasa subcutánea o tejido adiposo, en forma de adipocitos o células grasas. Esta capa ayuda a conservar el calor del cuerpo y lo protege de lesiones al actuar como almohadilla amortiguadora de golpes. Los únicos productos que llegan a actuar en esta capa son los antitranspirantes.

Cómo cuidar nuestra piel

En resumen, debemos evitar usar cosméticos convencionales, que contienen sustancias químicas sintéticas, como parabenos y derivados del petróleo, así como aditivos artificiales y perfumes. Estas sustancias pueden provocar alergias, irritaciones y otros problemas dérmicos. Además, su uso continuado, conduce a una acumulación de químicos en nuestro organismo.

Utilizaremos cosméticos orgánicos, libres de tóxicos. Y con ellos seguiremos 2 pasos básicos:

1. Limpiar bien la piel diariamente y exfoliarla cada cierto tiempo, generalmente cada semana

2. Aplicar la crema, serúm o cosmético que se ajuste a las necesidades de nuestra piel El simple hecho de seguir estos 2 pasos, y hacerlo con productos bio, nos proporciona una piel sana y nutrida.

BIOIMPORTANT “¿Sabías que… la piel también refleja nuestra salud interna? Un exceso de toxinas debido a una mala dieta, un mal funcionamiento del hígado o del intestino grueso, se deja notar rápidamente en ella. Por ello, además de cuidarla por fuera, debemos llevar una dieta sana, basada en alimentos ecológicos. De esta manera, luciremos una piel radiante.”.

 

Deseamos que este artículo te haya servido para saber más sobre nuestra fabulosa Piel.

Gracias por leernos
Biomelisa

Sin comentarios

Escribe un comentario