Otras herramientas para identificar tu tipo de piel

Muy bien chicas, en el artículo anterior “La forma definitiva de identificar tu tipo de piel” descubrimos los diferentes tipos de piel, sus características más notables y alguna que otra complicación que nos podría traer. También hablamos de que podemos presentar diferentes síntomas, los cuales nos ayudan a identificar el tipo de piel que posee cada una.

Ahora que no nos quede ninguna duda (y lo más importante, ¡no volvernos locas en el intento!), en este artículo queremos presentarte otras maneras de identificar el tipo de piel que tienes. De tal manera, que te sea sencillo y fácil de identificar en pasos muy básicos. ¡Pruébalas, funcionan!

Prueba del papel

Tómate tu tiempo y sigue los siguientes pasos para descubrir tu tipo de piel:

  • 1º Lávate la cara con un limpiador facial o un jabón neutro (el que utilices todos los días para tu limpieza facial). De este modo, eliminaremos todas las impurezas o residuos que tengas en el rostro.
  • 2º Sécate con una toalla a palmaditas. ¡Atenta! Importante que no arrastres la toalla cuando te secas la piel podrías provocar rojeces en la zona y esto afectaría a los resultados. Siempre a toquecitos. ¡Lo agradecerá tu piel!
  • 3º No te apliques nada en el rostro durante 1 hora. En este transcurso de tiempo, tu piel no se ve afectada por ningún cosmético y toma el aspecto natural. ¡Ideal para poder tener resultados certeros!
  • 4º Coge un pañuelo de papel y pásalo en tu rostro, dando toquecitos al papel sobre la cara sobre unos segundos.

Separa el pañuelo para poder verlo con claridad en la luz.

– Si tienes residuos de grasa en todo el pañuelo, significa que tu tipo de piel es grasa. Si el pañuelo únicamente tiene residuos de grasa en la Zona T, tu tipo de piel es mixta.
– Si el pañuelo tiene residuos de escamas de piel sin ninguna parte grasa, tu piel es seca.
– Si tienes muy poco o ningún residuo de grasa o de piel escamosa en la zona T, esto significa que tu piel es normal.
– Si no tienes ningún residuo en el papel y sientes la piel irritada al pasar el pañuelo, tu piel es sensible.

Prueba del espejo

Espejo, espejito, ¿Qué tipo de piel tengo?

Debes repetir los mismos pasos, excepto el último:

Lávate la cara y sécate a toquecitos, espera durante una hora sin aplicarte ningún cosmético. Coge un espejo y en una zona iluminada para poder ver tu rostro con claridad.

Desplaza tus dedos sobre la zona T y sobre la zona de las mejillas. ¿Te notas sequedad y tirantez en la piel? ¿No notas grasa? Si es así, acabas de descubrir que tu tipo de piel es “seca”.

 

 

 

Si, por el contrario, has notado una textura húmeda y brillante en la parte de la zona T y por el contrario tus mejillas están secas y si te acercas al espejo y ves impurezas, puntos negros o granitos e incluso tus poros los ves grandes, en la parte de la frente, nariz y barbilla, acabas de averiguar que tu tipo de piel es “mixta”.

 

O, si ves que aparte de todas estas indicaciones, también ves que las zonas de las mejillas están grasas, esto quiere decir, que tu tipo de piel es “grasa”.

 

 

Si no te coinciden las descripciones y todavía no te sientes identificada, porque ni has notada brillos en la zona T, ni ves que tus poros estén dilatados, pero sí que te ves la piel con rojeces, con irritación, tirantez o incluso picor, entonces tu tipo de piel es “sensible”.

 

 

Y, por último, si no notas ninguna de las anteriores características y te notas unos poros pequeños y cerrados sin ninguna imperfección y una piel hidratada con un equilibrio de grasa y agua, enhorabuena, ¡eres una Afortunada con tu piel! Tu tipo de piel es “normal”.

 

Prueba del Test

Hemos clasificado cinco tipos diferentes de piel: Piel normal, Piel seca, Piel grasa, Piel mixta y Piel sensible. Si bien éstas pueden presentar características similares entre sí, las preguntas remarcan y recopilan los síntomas propios de cada una en particular. Cada una de las consignas posee cinco respuestas posibles, A, B, C, D y E.
Al final de la prueba, te guiaremos según lo que hayas contestado, y conocerás un poquito mejor tu piel (además de los cuidados que requiera).

Acceder al test online, PINCHE AQUÍ

DESCARGAR TEST EN PDF

¡Genial! Si has llegado hasta aquí ya sabes identificar tu tipo de piel. ¡Enhorabuena y ánimo para cuidarla!

Te recomendamos que hagas estos pasos en momentos que veas que no estás al 100% segura y vuelvas a comprobarlo.

No siempre tenemos el mismo tipo de piel, nos varía según la época, entorno, estilo de vida.

¡Cuánto más nos cuidemos por dentro y por fuera, mejores resultados obtendremos de nuestra piel!

Gracias por leernos
¡Hasta la semana que viene!
Biomelisa

Sin comentarios

Escribe un comentario