¿Cómo leer un cosmético y sus etiquetas?

 

A lo largo de nuestra vida pasan ante nosotros miles y miles de envases que, pocas veces, nos paramos a analizar y a comprender de qué partes están constituidos. El marketing suele estar muy presente en la gran mayoría de envases que elegimos comprar. Por ello, es muy posible que nos decantemos por los más vistosos o llamativos, sin prestar atención a la información del producto que contiene el envase. Sin embargo, es importante saber interpretar estos elementos externos antes de decidir si ese es el mejor producto para nosotros.  

En los cosméticos, saber leer su envase y sus etiquetas cobra una importancia aún mayor, ya que el producto va a entrar directamente en contacto con nuestra piel o cabello y no todos pueden ser igual de beneficiosos para nosotros. La lectura de la etiqueta nos permite saber si un producto es beneficioso o malicioso para nosotros, así como el grado de confianza o fiabilidad que debemos darle al mismo. 

Los elementos externos de un cosmético lo componen todas aquellas informaciones sobre el producto que se pueden encontrar en el etiquetado del producto. Esta información es, sin duda, la más valiosa a la hora de saber qué cosmético estamos consumiendo. Para tratar de describir cada uno de estos elementos externos vamos a diferenciarlos en dos partes; los que se encuentran en la parte delantera del cosmético y los que muestra la parte trasera, que se repetirán en todos los cosméticos con alguna variación. 

Elementos externos de la parte delantera del cosmético

 

La parte delantera está formada por dos elementos identificativos del producto y la marca. Es la parte más comercial y nos ofrece la primera información sobre el cosmético que tenemos delante. 

producto_parte_delantera
  • Denominación del producto: antes de nada, encontramos el nombre del cosmético y la marca que lo comercializa. Es la descripción en sí misma de lo que es el producto y nos permite diferenciar un cosmético de otro con un simple vistazo. Este elemento, además, suele contener la función principal del producto. Es decir, el beneficio que nos va a proporcionar su uso. 

 

  • Contenido neto: este elemento externo nos dice la cantidad exacta de producto que contiene el cosmético y suele estar medido en mililitros o en gramos. Además, es posible encontrar una ‘e’ seguida de la cantidad de producto. Esto nos indica que el cosmético ha sido llenado de acuerdo al sistema de medidas utilizado en la Unión Europea. Esta información también puede aparecer en la parte trasera del cosmético.

Elementos externos de la parte trasera del cosmético 

  • Ingredientes del producto: este es, sin duda, uno de los elementos más importantes que pueden encontrarse en el envase del cosmético. La lista de ingredientes nos informa de todos los principios activos utilizados en su formulación. Esta información es esencial para quienes busquen determinados ingredientes en un cosmético o, por el contrario, huyan de alguno. Por ejemplo, si se tiene alergia a algún componente en concreto.

 

    • El listado de ingredientes de un cosmético sigue la Denominación INCI (International Nomenclatura of Cosmetic Ingredientes), un sistema de nomenclatura internacional que muestra los ingredientes según el orden de mayor a menor concentración en la fórmula del cosmético. Los ingredientes aparecen con su nomenclatura internacional, escritos de la misma forma en todos los países de la UE para evitar confusiones.

 

  • Indicaciones de uso: este elemento sería como el ‘prospecto’ del producto. En este caso, el fabricante nos proporciona información sobre el cómo, cuándo y dónde se debe usar el cosmético para lograr su máxima eficacia.
  • Duración del producto: el pictograma que representa un bote abierto con un número en su interior nos indica los meses que puede durar el cosmético en perfecto estado una vez que se ha abierto. Es el denominado ‘símbolo PAO’ y suele ser de 6M, 9M, 12M, 24M o 30M. Por ejemplo, si el símbolo PAO nos muestra un 6M quiere decir que, una vez abierto, el cosmético deberá desecharse a los seis meses, ya que es el tiempo que el fabricante da como garantía para que el cosmético aguante en perfecto estado.

 

  • Símbolo de reciclaje: este elemento nos indica que el fabricante está adherido al sistema de reciclaje ECOEMBES, programa europeo de eliminación y reciclado de todos los componentes del envase del cosmético.

 

  • Advertencias y precauciones: nos muestra cómo se debe utilizar el producto de forma correcta, además de ofrecer información sobre cómo evitar un empleo inapropiado o qué hacer si el producto, por ejemplo, nos ha entrado al ojo o se ha ingerido por error.

 

  • País de origen: nos muestra en qué nación o país se ha fabricado o producido el cosmético.
  • Nombre y dirección del fabricante o responsable de la comercialización en la UE: esta información nos permite saber quién es el fabricante del cosmético, así como la dirección física del fabricante o distribuidor en la Unión Europea.

 

  • Información adicional: además de todos estos elementos externos del envase cosmético, podemos encontrar otro tipo de información adicional sobre el producto por otras vías. Por ejemplo, un folleto informativo, una etiqueta o una tarjeta. En caso de que exista información adicional sobre el cosmético, suele estar representado en el propio envase con un pictograma de un libro abierto con una mano señalando en su interior.

 

Todos estos elementos externos de un cosmético nos permiten conocer la información más importante y relevante sobre el producto, a fin de ayudarnos con nuestra decisión de compra. Por ello, es una información obligatoria según el reglamento de la UE 1223/2009, el cual establece una nomenclatura y símbolos comunes a todos los cosméticos fabricados o distribuidos en la UE. 

¿Qué clases de símbolos existen?

 

Los símbolos se clasifican en varias categorías, a continuación te mostramos los símbolos específicos de los cosméticos en:

 

  • Símbolos específicos de los cosméticos. 
  • Símbolos de los cosméticos naturales y/o ecológicos. La inclusión de estos símbolos es voluntaria. Su uso depende de la entidad certificadora a la que la empresa productora del cosmético esté asociada. Las entidades certificadoras prestan atención al proceso de fabricación, a los ingredientes utilizados, al cuidado medioambiental, a la seguridad para la salud, entre otros. A continuación, se señalan, de forma resumida, algunas de las certificaciones más comunes. Si quieres saber más sobre ellas, te dejo el enlace a Certificados y Sellos:
  • Otros símbolos de los cosméticos.
  • Símbolos relativos al embalaje. Estos símbolos son comunes a todos los embalajes destinados al consumidor.
1. Cantidad de producto.

Indicado en peso (g) o en volumen (ml). Excepto en los recipientes menores de 5 g o menores de 5 ml y en las muestras gratuitas o dosis únicas. Junto a la cantidad de producto se incluye el símbolo “e” que hace referencia al contenido neto del producto.

2. Duración/caducidad.

La indicación viene señalada por dos símbolos:

A. El símbolo PAO, acrónimo inglés de Plazo después de Apertura. Indica el tiempo en meses que el producto cosmético mantiene sus propiedades una vez abierto el recipiente. Pasado ese tiempo, el producto dejaría de ser seguro

B. Fecha de duración mínima. Es el equivalente a la fecha de caducidad del producto, aunque el recipiente no se hubiera abierto. Va acompañado de una fecha. Si la duración del producto es superior a los 30 meses, no es necesario incluir el símbolo

3. Información adjunta.

Los fabricantes de cosméticos están obligados a incluir la lista de ingredientes y las instrucciones del uso del producto. Si el tamaño del recipiente no lo permitiese, la información debe ofrecerse en un folleto informativo adjunto. Para indicar la presencia de dicho folleto se utiliza este símbolo.

ACENE

Tiene tres tipos de certificaciones: 

  • BIO. Los ingredientes son de origen natural y ecológico. 
  • NAT. Los ingredientes son de origen natural y no contienen productos no autorizados. 
  • VEGAN. Los ingredientes son de origen natural y no contienen productos de origen animal o sus derivados. 

Todas las certificaciones incluyen que los productos no han sido testados en animales.
(www.aceneasociacion.org

BDIH

Los ingredientes de origen vegetal deben proceder de cultivos biológicos certificados. 

Los ingredientes de origen animal que sean producidos por animales vivos (leche y miel). Nunca se pueden usar ingredientes procedentes de animales muertos. El proceso de extracción también está controlado.
(www.ionc.info

COSMEBIO

Esta entidad certifica que el cosmético contiene, como mínimo, el 95% de ingredientes naturales o de origen natural. De ellos, el 10% deben proceder de la agricultura ecológica y el 95% deben ser certificables. Como máximo, el 5% del total podrían ser ingredientes sintéticos.

(www.cosmebio.org

 

ECOCERT

Para esta institución, los cosméticos ecológicos contienen: como mínimo un 95% de ingredientes naturales o de origen natural, con un mínimo del 10% de ingredientes ecológicos certificados y un máximo del 5% de productos de síntesis.
(www.ecocert.com/es/

NOT TESTED ON ANIMALS

Indica que el cosmético no ha sido probado en animales. La imagen genérica es la de un conejo que puede tener diferentes diseños. 

PRODUCTO VEGANO

Cosmético producido sin ingredientes de origen animal. 

AEROSOLES

En el caso de los aerosoles se incluyen al menos tres indicaciones:

  1. Una “épsilon invertida” que indica que el propelente utilizado se ajusta a las normas sobre cuidado de la atmósfera.
  2. Si el propelente del aerosol es inflamable se incluye el símbolo de inflamabilidad y el texto “PELIGRO”.
FILTRO UV
  • UVA. Este indicativo se debe incluir cuando el cosmético protege de la fracción A de las radiaciones UV.
  • UVB. Cuando el producto protege de la fracción B de las radiaciones UV.
SIN PARABENOS

Los parabenos son sustancias conservantes que evitan el crecimiento de hongos, mohos y bacterias. Se les atribuye carácter carcinogénico.
La UE permite su uso en concentraciones muy bajas.

Ahora bien, dado que son productos muy controvertidos hay productores de cosméticos que sustituyen los parabenos por otras sustancias conservantes más seguras para la salud.

El símbolo “Sin Parabenos” no está estandarizado por lo que pueden aparecer diferentes modelos.

SIN SULFATOS

Los sulfatos son sustancias espumantes y detergentes presentes en champús y jabones. Estas sustancias pueden generar sensibilidad en pieles atópicas.

Los cosméticos que no tienen sulfatos entre sus ingredientes, suelen incluir un símbolo con el texto “No Sufatos”.

Punto verde

Este símbolo indica que la empresa productora ha cumplido con la normativa sobre Envases y Residuos de Envases, garantizando que los materiales utilizados no dañan al medio ambiente.

Anillo de Mobius

Muestra que los envases del producto se pueden reciclar. Si en su interior apareciera un número, significaría el porcentaje de producto recicable.

Tidyman

(Hombre limpio).
Es una invitación a depositar los residuos de forma adecuada para cuidar el medio ambiente.

Materiales del envase

Aluminio. Se indica con “alu” dentro de un círculo.

Plásticos: Este tipo de materiales se dividen en 7 grupos, según su tipología:

1. Polietileno Tereftalato. Son de un solo uso.

2. Polietileno de Alta Densidad. Es de uso seguro.

3. Policloruro de Vinilo. Evitarlo al máximo.

4. Polietileno de Baja Densidad. Es de uso seguro.

5. Polipropileno. Es de uso seguro.

6. Poliestireno. Evitarlo al máximo.

7. Otros. Puede contener bisfenol A. Evitarlo al máximo.

BIOIMPORTANT Es importante saber identificar cada uno de esos elementos que forman el envase del cosmético para saber si estamos ante un producto fiable o si, por el contrario, debemos huir de él. Un producto que no muestre esta información nos estará diciendo que no es de confianza y, por tanto, debemos evitar su uso, ya que podríamos poner en riesgo nuestra propia salud

Suscríbete para una vida más BIO 🙂

Responsable del fichero: Tamara Martínez Lansaque. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing MailRelay, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a [email protected] o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD).